permisos retribuidos

Permisos retribuidos y su gestión en el calendario laboral

10 minutos

Hay varios elementos que pueden modificar el horario y el calendario laboral, y uno de ellos son los permisos retribuidos. Dadas sus peculiares circunstancias, es fundamental conocerlos en profundidad para saber qué impacto pueden tener en la productividad, pero, sobre todo, cómo gestionarlos.

La gran variedad de motivos por los que puede obtenerse un permiso retribuido aún lo hace todo más difícil, y si a eso se le suma una plantilla numerosa, cambiante y con una  variedad de horarios diferentes, el caos en el calendario laboral está asegurado.

Para evitarlo, te proponemos que conozcas un poco más los permisos retribuidos, cuáles son las dificultades que hacen que su gestión pueda complicarse y un algunos consejos para que no sean un problema.

¿Cuáles son los permisos retribuidos más comunes?

Los permisos retribuidos están legislados en el Estatuto de los Trabajadores, donde se encuentra toda la información legal y específica de cada uno de ellos. En resumidas cuentas, los permisos que abarca el ET son:

  • Por razones personales, como 15 días naturales por matrimonio, 1 día por traslado de domicilio habitual o 2 días en caso de fallecimiento, accidente o enfermedades graves de familiares y parientes cercanos.
  • Para atender deberes de carácter público, como puede ser el ejercicio del sufragio activo y otras responsabilidades por ser una figura pública.
  • Por causa sindicales o de representación de los trabajadores.
  • Para la promoción y la formación profesional, pudiendo ajustar su horario laboral para acudir a exámenes, cursos de formación, perfeccionamiento profesional y similares.
  • Por desplazamiento temporal, si la empresa requiere que el trabajador se mueva a otro centro de trabajo que exija residencia en una población diferente. El tiempo que se dispone es de 4 días laborales en su domicilio de origen por cada 3 meses de desplazamiento.
  • Para buscar empleo por despido objetivo, dispondrá de 6 horas semanales para buscar otro puesto de trabajo dentro de los 15 días de preaviso.

Hay que tener en cuenta que en la negociación colectiva pueden establecerse mejores prestaciones para todos los permisos retribuidos anteriores, así como indicar algunos nuevos que amplíen la cobertura de los que ofrece el Estatuto de los Trabajadores.

Dificultad en la gestión de los permisos retribuidos

Dada la naturaleza de los diferentes permisos retribuidos, y dependiendo del tamaño de la plantilla, pueden encontrarse tres principales dificultades en el momento de gestionarlos:

A veces pueden ser inesperados

No se puede prever que el hijo de un empleado se ponga enfermo o que fallezca un familiar cercano. Tal imposibilidad obliga a que las organizaciones necesiten una respuesta rápida para cubrir la ausencia de dicho empleado. Sin una solución óptima de planificación no es posible, afectando a la productividad y descuadrando el calendario laboral.

Se debe cumplir lo que indica la normativa laboral

Cada permiso retribuido tiene unos límites establecidos, por lo que es la empresa quien debe adaptarse a estas circunstancias. El denegar ciertos permisos o no cumplir con sus mínimos no sólo puede generar mal clima laboral, sino desencadenar sanciones administrativas.

Ajustar los horarios y el calendario laboral de los otros empleados

Algunos trabajadores deberán realizar horas extras y otros cambiarán de un turno a otro con tal de cubrir esta baja temporal. A la larga esto puede producir un desajuste del calendario en cascada hasta que se pueda volver a la normalidad previa, añadiendo la dificultad extra de garantizar las condiciones laborales y descansos mínimos necesarios.

¿Cómo lograr que los permisos retribuidos no sean un problema?

La ausencia temporal del empleado es inevitable, pero cómo se reacciona a ella sí se puede mejorar. La comunicación, la proactividad y la tecnología son los mejores aliados que se tienen para conseguir que los permisos retribuidos no sean más que un mero trámite.

Informar de forma adecuada a los empleados

Que los trabajadores conozcan cuándo pueden coger un permiso retribuido, sus requisitos y cómo deben informar a la empresa no sólo ayudará a que haya menos improvisación organizacional, sino que ayudará a que ellos sean más partícipes. Contar con un buen plan de comunicación es fundamental.

Contar con planes de contingencia

Saber cómo actuar de antemano en determinadas circunstancias facilitará que la reacción de la organización sea más ágil y efectiva. Gracias a los planes de contingencia y a las sugerencias de planificación se conseguirá cubrir las tareas del trabajador ausente con inmediatez.

Utilizar un software de gestión de RRHH 

Aprovechar herramientas tan polivalentes y adaptativas como VisualTime no sólo te permite gestionar los permisos retribuidos de forma efectiva, sino poder ver el mapa completo de la organización para analizar la situación actual y tomar las mejores decisiones posibles.

VisualTime supera las principales dificultades de los permisos retribuidos gracias a su capacidad de realizar sugerencias de planificación alternativas y que se garanticen las condiciones laborales, los descansos obligatorios y cualquier otra situación particular surgida de la negociación colectiva. Estarás a un clic de tener la mejor solución para tu calendario laboral.

En Robotics nos encanta aportar soluciones para todas estas situaciones dentro de una organización. En nuestro centro de recursos podrás encontrar información útil, plantillas y mucho más que te facilitarán la labor organizativa en la gestión de personas.