jornada intensiva

Jornada intensiva: qué es y cómo computar las horas trabajadas

8 minutos

Qué es la jornada intensiva 

También llamada jornada continua, la jornada intensiva es la jornada laboral diaria que realiza un empleado de forma ininterrumpida, sin pausa u hora de la comida (a excepción de los 15 minutos de descanso obligatorios por ley para jornadas superiores a 6 horas seguidas) En España, la jornada intensiva suele desarrollarse de 8 a 15 hs o bien, de 8:30 a 15:30 hs durante el verano, y en el resto del año de 8 a 16 hs. 

Al contrario de lo que sucede con la jornada partida, el total del tiempo que contempla la jornada continua es considerado tiempo efectivo de trabajo. En cambio, en la jornada partida (que suele cubrir un rango horario de 9 a 14 horas y de 16 a 19, con 2 horas libres en el medio; o bien de 9 a 14 hs, con una hora de pausa y de 16 a 18 hs), los descansos no cuentan como tiempo de trabajo efectivo.

Este punto es de vital importancia en el momento de computar y de llevar un registro de la “bolsa anual de horas” y así poder compensar las horas extraordinarias con horas libres en otros momentos del año con menor carga laboral, sin tener que retribuirlas en el mes en el que se realizan. Veamos a continuación qué tener en cuenta al gestionar las horas de jornadas intensivas de trabajo. 

Cómo gestionar las horas de jornadas intensivas

Lo primero que se debe tener en cuenta es que la jornada intensiva es una decisión exclusiva de la empresa, ya que no existe ninguna ley que estipule una obligación, ni tampoco está incluida en el Estatuto de los Trabajadores. Es una modalidad que depende de los convenios colectivos, los contratos de trabajo y de las políticas de gestión del tiempo de cada empresa. De hecho, los departamentos de RR.HH. de muchas organizaciones presentan la jornada continua como un beneficio corporativo y como una estrategia de retención del talento.  

Lo que es importante recordar es que su no obligatoriedad no exime a la empresa del registro de estos tiempos de trabajo, lo cual se puede volver un dolor de cabeza si no se utiliza un software de control horario que resuelva de forma ágil estos cómputos, y los cambios que comportan. 

Para evitar inconvenientes y problemas en la adopción de la jornada intensiva durante parte del año, se recomienda mantener el sistema de gestión del tiempo que, como el resto del año, automatice el registro de la jornada laboral e indique a la plantilla su horario en cada momento en base al calendario que surge de la planificación anual de turnos y jornadas

Ventajas de aplicar jornadas intensivas 

  • Para las empresas

La jornada intensiva en momentos específicos del año, como festividades de los colegios, navidad o verano, es un recurso muy beneficioso para las empresas ya que son instancias en las que la conciliación laboral es más difícil y la carga de trabajo es menor. 

Esto permite que las organizaciones gestionen el tiempo de sus empleados de forma estratégica y más eficiente, adaptando sus tiempos efectivos de trabajo a los periodos donde realmente tienen más carga laboral. 

Este sistema de bolsa de horas anual, es justamente una modalidad que va descontando o sumando las horas trabajadas al cómputo general.  VisualTime facilita una gestión de la bolsa de horas completamente automatizada y permite definir reglas específicas de horarios, alerta sobre incumplimientos, y extrae informes personalizables. 

  • Para los empleados

Conociendo con anticipación sus calendarios de jornada intensiva, los empleados cuentan con más tiempo para poder conciliar su vida personal, familiar y laboral, lo que reduce notoriamente sus niveles de estrés, mejora su autoestima, y reduce el absentismo. 

El ajuste del horario, además, genera una mejor predisposición y una mayor motivación por parte de los empleados, lo que tiene un impacto positivo y directo también en la rentabilidad y productividad de la empresa.

En conclusión, ofrecer una  jornada intensiva en épocas del año de menor carga laboral, puede ser una buena opción para equilibrar el exceso de horas de trabajo durante el resto de los meses con mayor carga laboral previsible. 

Esto siempre será viable y efectivo en la medida en que se trabaje con un cómputo de bolsa de horas anual, donde puedan visualizarse las horas extras o las que debe cada trabajador y cuadrarlo así con sus descansos o con otras modalidades horarias de flexibilidad laboral