reducción de jornada por cuidado de hijos

Gestión del tiempo en la reducción de jornada por cuidado de hijos

10 minutos

La gestión del tiempo es un aspecto central de la flexibilidad laboral, que busca equilibrar la vida de los colaboradores entre el trabajo y la familia. ¿Qué dice la legislación sobre la reducción de jornada por cuidado de hijos y cómo debe gestionar este asunto la organización?

La reducción de jornada por cuidado de hijos o familiar está reglamentada en el Artículo 37 del Estatuto de los Trabajadores y es un paso más hacia la conciliación entre la vida laboral y personal. Te contamos más detalles de los aspectos que contempla este derecho, quiénes y  cómo pueden solicitarlo y de qué manera las empresas pueden gestionar y optimizar el control del tiempo para cumplir con la legislación

Ley de reducción de jornada por cuidado de hijos

Esta legislación establece que cualquier empleado de la organización, independientemente de su contrato o antigüedad, puede solicitar la reducción de horas en su jornada cuando atraviese alguna de estas situaciones:

  • Tenga que cuidar a hijos de hasta 12 años de edad.
  • Sea responsable del cuidado de un hijo con discapacidad física, psíquica o sensorial que no pueda valerse por sí mismo. 
  • Tenga a su cargo el cuidado directo de un familiar, con hasta segundo grado de consanguinidad quién, por cuestiones de salud, edad u otro motivo, no pueda valerse por sus propios medios.
  • Tenga que cuidar a un menor de 18 años que padece cáncer u otra enfermedad grave que requiere cuidados estrictos y permanentes.

La jornada reducida implica una disminución proporcional del salario base y de los adicionales registrados en la nómina, aunque pueden existir complementos que no se vean afectados, dependiendo el convenio colectivo.  

Por último, vale aclarar que hasta el año 2019 la reducción de jornada por cuidado de hijos era la única opción que el trabajador encontraba para conciliar su vida personal y profesional. Actualmente, a este derecho se le suma la posibilidad de cambiar y adaptar sus horarios sin necesidad de reducirlos. Este es un derecho de solicitar, no de exigir, lo que significa que la persona puede hacer la petición, pero la organización puede negarse si no lo considera  viable.

Puntos claves para la empresa 

Esta legislación tiene varios aspectos que las organizaciones deben conocer, analizar e incluso, adaptar en sus estructuras para poder dar cumplimiento. A continuación, se enumeran los puntos claves que tienen que tener en cuenta respecto a la reducción de jornada por cuidado de hijos o familiar:

  1. No se puede negar a la solicitud: la organización sólo podrá proponer otro horario para el trabajador si lo cree conveniente. Podrá rechazar la petición si existiese alguna sospecha de abuso de derecho o falta de buena fe por parte del trabajador o cuando considere que hay razones productivas y/u organizativas que perjudican a la empresa.
  2. Ante un despido, deberá acreditar que no hay razones relativas a la reducción horaria: la empresa no solo tendrá que justificar las causas del despido sino que además tendrá que acreditar por qué se despide a ese trabajador y no a otro del mismo puesto. Si no puede justificar, el despido se considera nulo y deberá readmitir a la persona a su puesto, al tiempo que abonará los salarios de tramitación de todo ese lapso de tiempo. 
  3. Necesitará un estricto control de las horas: en casos de cuidado de un menor o familiar que no pueda valerse por sí mismo, la reducción puede ser de entre ⅛  y hasta la mitad de la duración de la jornada. Cuando es por cuidado de un menor con enfermedad grave, el trabajador tendrá derecho a una reducción de al menos la mitad de la jornada y hasta su totalidad de ser necesario. Para ello, resulta indispensable que la organización cuente con herramientas que gestionen, de manera flexible, la obligatoriedad del registro de la jornada.

Puntos claves para el trabajador

Algunas cuestiones que deberán conocer los empleados antes de solicitar el derecho de reducción de jornada laboral son las siguientes:

  1. No se podrá solicitar reducción de jornada por cuidado de un hijo si no dispone de la custodia del menor, en caso de divorcio o separación.
  2. Si dos trabajadores solicitan el derecho sobre el mismo sujeto a cuidar, la empresa podrá rechazar el pedido simultáneo por razones justificadas de funcionamiento organizativo. 
  3. El pedido de reducción de jornada deberá realizarse por escrito para dejar constancia. En caso de hacerlo verbalmente, es importante que haya un testigo o representante legal. 
  4. Hay que dar 15 días de preaviso al comenzar y al finalizar la jornada reducida. 

La importancia de la gestión horaria

Como se ha dicho anteriormente, es indispensable la utilización de herramientas que ayuden a las organizaciones a mantener un control y un registro de las jornadas de cada empleado. En este punto, vale destacar dos últimos asuntos relevantes para la gestión del tiempo: 

  • Por un lado, el nuevo horario del colaborador debe estar contemplado dentro de su jornada habitual de trabajo, independientemente del horario de atención de la empresa o de los turnos que hagan otros compañeros. 
  • Y por otro, la reducción debe ser diaria, es decir, todos los días tiene que trabajar de forma reducida sin posibilidad de reducir la jornada solo unos días y otros no. 

Mejorar la conciliación familiar y personal ya no es una opción que las empresas pueden o no elegir. Se ha vuelto una obligación y, como tal, ellas deben estar preparadas estructuralmente para garantizarla, optimizando sus procesos de gestión horaria, registro de tareas, recepción y tratamiento de todas las solicitudes de los trabajadores.