bajas laborales

Cálculo de las bajas laborales por Incapacidades Temporales (IT)

7 minutos

Las bajas laborales o suspensiones temporales de la relación laboral se ocasionan cuando los trabajadores están imposibilitados para realizar sus tareas debido a una condición médica o un accidente. En estos casos tienen cubierto el riesgo pero, según el tipo de incapacidad, el cálculo y la prestación pueden variar.

En España existen dos tipos de Incapacidades Temporales o IT que ocasionan bajas laborales o suspensión de las actividades. Por un lado, las enfermedades o accidentes no laborales y por otro, los accidentes o enfermedades profesionales. Según qué tipo de baja laboral sea, la gestión y el cálculo de la prestación varía y tiene sus propias características.

Antes que nada, es importante explicar que, cuando un trabajador incluido en cualquier régimen de la Seguridad Social padece una enfermedad o ha sufrido un accidente que le impide realizar sus tareas, puede ser beneficiario de un subsidio económico y de asistencia sanitaria

El subsidio económico es llamado Prestación de Incapacidad Temporal y tiene el objetivo de cubrir la pérdida de rentas del trabajador afectado mientras dure su situación. Esta puede extenderse por un período de 365 días, con posibilidad de prórroga por 180 días más.

Por su parte, la asistencia sanitaria es otro derecho del que gozan los trabajadores con bajas laborales temporales, en caso de necesidad de atención médica. Se exige que esta prestación sea otorgada por la propia Seguridad Social para poder llevar un control y un registro de la evolución del paciente, independientemente de que él sea tratado también por su medicina privada.

Cálculo de la cuantía por bajas laborales

Según el tipo de IT del que se trate, las autoridades competentes involucradas serán las responsables de la cobertura, el reconocimiento y pago de la prestación. Estos procedimientos pueden corresponder tanto al Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), a la Mutua colaboradora con la Seguridad Social o a la empresa. Veamos cada caso a continuación y cómo se calculan las prestaciones por bajas laborales. 

La base reguladora (BR) para el cálculo del subsidio por IT varía dependiendo si la contingencia de la que deriva es común o profesional y del tiempo por el que ésta se prolonga. 

  • Enfermedad común y accidente no laboral: 60% de la base reguladora desde el 4º día de la baja hasta el 20º inclusive y 75% desde el día 21 en adelante.
  • Enfermedad profesional o accidente de trabajo: 75% de la base reguladora desde el día siguiente al de la baja en el trabajo.

En el caso de los trabajadores por cuenta ajena, el pago del subsidio lo efectúa la empresa como pago delegado con la misma periodicidad que los salarios. Si es una enfermedad común o un accidente no laboral, el pago entre el 4º y el 15º día de la baja corre a cargo del empresario. A  partir del día 16, la responsabilidad de pago es del INSS o de la mutua.

Para los subsidios económicos por IT de trabajadores autónomos o por cuenta propia, el pago lo realiza directamente la entidad gestora o la mutua competente. 

Otras obligaciones de la empresa durante la IT

Si bien el contrato de trabajo queda suspendido durante la IT, hay ciertas obligaciones que deben permanecer inalteradas. La empresa debe hacerse cargo de:

  • El pago del subsidio según la situación, como se detalló anteriormente. 
  • Su retención a cuenta del impuesto IRPF
  • La cotización a la Seguridad Social
  • La reserva del puesto de trabajo de la persona en baja temporal
  • El cómputo del tiempo de la IT a efectos de antigüedad.

La prestación finaliza cuando se haya cumplido el plazo máximo establecido o bien, cuando el trabajador reciba el alta médica. Puede haber otros casos por los que se termine el subsidio, como por ejemplo, porque el trabajador pasa a ser pensionista o porque no se han presentado los reconocimientos y la documentación requerida.