absentismo laboral teletrabajo

Absentismo laboral en teletrabajo: cómo cortarlo de raíz

9 minutos

Aproximadamente 3 millones de profesionales en España teletrabajan en el momento actual (Randstad). Esto ha supuesto un gran incremento exponencial con respecto al 2019 en el que solo lo hacían 915. 800 personas. ¿Están gestionando bien las organizaciones esta inducción forzada al teletrabajo? ¿Cómo repercute esta disruptiva tendencia en el índice de rotación y absentismo laboral?

La realidad es que una gran parte de empresas y profesionales no estaban preparados ni emocional ni tecnológicamente para teletrabajar. Muchas han sabido responder a las necesidades logísticas de sus trabajadores proporcionándoles los medios materiales adecuados en remoto.

Según afirma el segundo informe de Alares sobre teletrabajo en tiempos Covid-19, el 73% de los profesionales encuestados admitía que su empresa les había facilitado todos los recursos necesarios para el trabajo a distancia. En mayor medida se refieren a equipos informáticos y telefonía móvil, en menor medida a material y mobiliario ergonómico, digitalización de hogar, ayudas económicas o formación específica.

¿Qué ha ocurrido con el nivel de absentismo en la modalidad teletrabajo?

Según datos de este mismo informe, el absentismo también ha variado tras la aparición del Covid-19. Esta cifra ha sido medida en aproximadamente un 80% de las empresas que participan en el estudio. De ellas, el 52% afirma observar una disminución durante el estado de alarma (tres meses), sin embargo,  el 34% admite haberse mantenido en los mismos niveles de ausencia laboral.

La implantación del trabajo en remoto sin una planificación previa no es fácil pero si seguimos dos pautas, tendremos casi ganada esta batalla evitando posibles conflictos y abandono. La primera es implicar a todos los miembros de la organización en el cambio (para que se sientan parte del todo), y la segunda es ofrecer autonomía y libertad a los equipos permitiendo la toma de decisiones descentralizadas.

¿Cómo combatir el absentismo laboral de los equipos con trabajo en remoto?

La oficina, no era solo el lugar de trabajo, sino también un espacio para socializar, intercambiar opiniones, compartir aficiones, momentos de ocio en la pausa del café, el almuerzo, etc. Este núcleo de socialización ha desaparecido y muchos profesionales que trabajan desde sus casas sienten la soledad del trabajo en remoto.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es el aspecto psicológico y emocional de los profesionales que forman parte de nuestra plantilla, factor olvidadísimo durante esta pandemia. No todos los hogares son iguales ni cuentan con las mismas características. Además, muchas personas tienen que compartir espacios con otros miembros de su familia, lo que en un determinado momento, puede reducir su nivel de concentración y por tanto también de productividad.

Clave 1: Reforzar las relaciones a distancia entre los equipos

Nunca ha sido tan necesaria, por parte de los directivos y managers, la flexibilidad, la escucha activa, la comprensión y el agradecimiento continuo a todos los miembros de nuestro equipo. 

Agradecer y reconocer los logros de los profesionales siempre ha sido un factor que ha influido en el nivel de engagement hacia la marca, pero en la época actual, esta necesidad se hace imprescindible. 

Agradecer, reconocer, fortalecer, motivar, etc,  son acciones que todo responsable debe practicar a diario con sus equipos. La consecuencia inmediata será la confianza, el sentirse parte de un todo, integrado, tenido en cuenta, respetado y en sintonía con la compañía, que es justo lo que queremos conseguir para reducir el absentismo laboral y la fuga de talento.

Clave 2: Humanizar la comunicación efectiva

Cuando no estamos presentes físicamente podemos ser malinterpretados ya que se elimina uno de los aspectos fundamentales del lenguaje: la comunicación no verbal.  ¿Cómo interpretar el tono de un email, un mensaje de texto o una comunicación digital a través de la plataforma corporativa?

Sin duda, de múltiples maneras en función del día que tengamos. Para evitar sensaciones desagradables que conduzcan a la desmotivación, podemos utilizar herramientas de teambuilding, como la programación de videoconferencias semanales o diarias en función de la actividad, el uso de emoticonos que potencien nuestro mensaje, utilizar frases más largas y personalizadas que no dejen lugar a dudas, etc. 

Clave 3: Agendar la descarga emocional

Como seres humanos, emocionales y sociales necesitamos más que nunca reservar un tiempo en nuestras agendas para la descarga emocional. Puede hacerse mediante la práctica de actividades relajantes en equipo de forma online, como asistencia a clases de yoga, pilates, meditación o simplemente habilitar 30 minutos al comenzar y finalizar la semana para charlar acerca de cómo nos encontramos y cuál es nuestra actitud sobre la semana.

Clave 4: Implantar la desconexión digital

Una de las principales consecuencias del teletrabajo es la imposibilidad de desconexión por parte de los profesionales, que afirman dedicar más horas al trabajo que nunca. Para construir y mantener una relación saludable con los equipos es necesario respetar los tiempos de desconexión, de conciliación familiar y de descanso. 

Mediante una cultura corporativa en la que el liderazgo se base en la confianza, en inspirar y empoderar a los profesionales, se consigue la fidelización del trabajador, que sin duda, será el mejor o peor embajador de marca reduciendo o aumentando el nivel de absentismo laboral.